14 de febrero de 2016

Inmediatez: la antesala

El otro día formateé mi celular. No tengo el celular de última generación 6 PLUS enorme pero es bueno, al menos para lo que lo uso. Es un s4 mini. Muy mini, según el resto del mundo que tiene celulares enormes y cuando tocan el mío les parece una miniatura, un bebé, una cosa insignificante.

¿Por qué lo formateé? Nada más.

De vez en cuando me da por borrar parte de mi vida virtual (y por alguna razón este blog se ha salvado, creo que aquí puede más la nostalgia que mis voces mentales). Me he hecho dos facebook y en cada uno he subido fotos y después las he eliminado para siempre (según dicen por ahí que no se eliminan del todo) o les he puesto que solo yo pueda verlas. Me he hecho dos tumblr también, dos deviantart y más correos que los dedos de mis manos. Las que medio se salvan son las apps como twitter o instagram, pero esas no están exentas de que a cada rato cambie de username.

Digamos que ando por ahí, estoy presente pero no dejo "evidencias" o huellas con las que me puedan seguir. Y no es que me guste andar de misteriosa, pero a parte de tener paranoias en esta época de conexión y disponibilidad 24/7 es parte de mi personalidad ser medio "dejada" en ese aspecto.

No sé si sean actitudes dignas de mis 26 veranos o si sea mi forma de ser, pero desde mi primer contacto con una red social (llámese hi5 por ahí del 2007) supe que había algo que me incomodaba, algo que me molestaba y algo que tarde o temprano iba a explotar en mi y me iba hacer odiar a la humanidad. Bueno, no tanto así, pero si odio a la mayoría de mis contactos 5 días a la semana. 

¿Qué mierda es la inmediatez?


inmediatez
1. f. Cualidad de inmediato.
Real Academia Española © Todos los derechos reservados
(de la RAE, para que luego no se pongan de grammar nazis, ahí tienen la definición de su institución predilecta)

Pero para otras personas (yo incluida) la inmediatez, aparte de ser lo anteriormente descrito, es un dolor en el trasero.

Dolor en el trasero que trataré de explicar en al menos otra entrada, no me digno a escribir todo de jalón en esta porque... detesto la inmediatez y ya todos estamos tan mal acostumbrados de querer satisfacción inmediata en cualquier cosa que la espera es algo que desconocemos y nos irrita de formas insospechadas.

Inmediatez, inmediatez, inmediatez... al tener un blog y escribir cuando se me pega la regalada gana, es como si estuviera cometiendo un crimen en contra de la inmediatez. Al tener una fanpage en facebook que no reviso ni actualizo constantemente, estoy violando descaradamente los principios de la inmediatez. Shame on me. Soy una delincuente. Perdóname modernidad. ¿O post modernidad? ¿Fin de los tiempos? Da igual.

Atentos a la próxima entrada.





No hay comentarios.: