14 de octubre de 2012

Una mañana linda



Hoy en la mañana fue horrible. Todas las mañanas de domingo me parecen horribles.

Me da la impresión de que los domingos en la mañana son extrañamente soleados y este sol quema horrible. Independientemente de la estación que sea. Y no solo eso, hay algo en el ambiente. El aire se siente vacío. Bueno, tal vez sean ideas mías. 

Recuerdo que cuando era niña y me despertaba un domingo por la mañana me quedaba pasmada en mi cama. Agudizaba el oído y analizaba cualquier sonido proveniente de la calle. Además era en cierta forma entretenido por que por aquellos días por donde vivía se escuchaba el ferrocarril a lo lejos. Era lo único que valía la pena en un domingo por la mañana. 

Hoy en día lo sigo haciendo. Me quedo pasmada apenas despierto y me pongo a escuchar y analizar cuidadosamente cada sonido que llegue a mis oídos.



Tal vez hacer esto pueda convertir en lindas las horribles mañanas de domingo.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo odio los domingos
Pero odio más la noche que la mañana
Solo es el preludio insoportable de otra semana más

Cris

かすみ-様 dijo...

Yo también creo que siempre los domingos hay un sol quemante, y que hay un aire vacío. Los domingos son tan extraños.
Los días que no tengo compromisos temprano procuro agudizar el oido también O: