15 de septiembre de 2012

Criaturas

De alguna u otra forma siempre estoy buscando la forma de evadir la realidad. Me gusta inventar animalillos y creer que ciertas cosas de la vida pasan por su culpa.

Muchas veces estoy sentada concentrada en algo y creo ver pasar pequeños hombrecillos negros corriendo. Volteo rápidamente y no hay nada, claro. Será mi estrés, mis nervios, o mi adicción a ciertas sustancias los que me hacen creer que allá afuera hay criaturas negras corriendo a lo pendejo que intentan llamar mi atención solamente por joderme.

De todas maneras, prefiero pensar que los ruidos en el techo por las noches, las puertas que se azotan solas, los perros que le ladran a la nada, las sombras que crees ver pasar, las cosas que se caen, las que se te pierden, las que se azotan, las miradas que sientes e incluso las personas que crees que están ahí pero cuando parpadeas ya no están, son producto de estas criaturas extrañas a pesar de que la mayoría de estas cuestiones tienen explicaciones racionales. 


Bueno... al fin que cada quién se imagina lo que quiere.

2 comentarios:

niño de menta dijo...

Jamas me imagine hombrecillos así, me haces divagar.

かすみ-様 dijo...

Yo también veía hombrecillos así corriendo, como duendes! recuerdo que una vez que fui a una excursión en la secu, sentí q todo el camino un hombrecillo iba corriendo a orilla de la carretera como siguiendonos, pero sólo de reojo lo veía, cuando miraba fijamente ya no estaba...
Me gustaaaaaa, siempre me gustan tus entradas! :D