13 de junio de 2011

1994

Últimamente, me ha dado por recordar cosas de cuando era niña. Y ahora recordé una historia que, si bien le pudo suceder a cualquiera, sigo pensando que estas cosas solamente me pasan a mí.

Veamos... en 1994 tenía 5 años.

No recuerdo mucho de ese entonces, pero de lo que sí me acuerdo, es que odiaba ir a la escuela, veía muchas caricaturas, disfrutaba golpear a mi primo 6 años mayor que yo (por que corría con su mamá a acusarme y jamás le creyeron que una niñita le diera de patadas hahaha) y que mi papá nos hacía pizzas a mi mamá y a mí, nomás por el puro antojo, wero.

Pero un terrible día, mi mamá traicionó la confianza, el sabor, el amor paterno, y los putos trozotes de jamón que le hechaba a la pizza capaces de ahogar hasta a un perro grande si no los masticabas bien y llamó a una pizzería.

Mi padre, quedó tan devastado que JAMÁS nos volvió a hacer pizza.

Por lo tanto, abandonó todos sus utencilios y materia prima.

Algunas cosas como el jamón, el queso o la masa fueron usados hasta que se acabaron, la charola fue ocupada para otras cosas y el cuchillito especial para cortar se perdió, o en su defecto, los duendes lo robaron.

Pero quedó algo de lo que hasta hace unos meses se separó de mi familia para siempre.

Unas latas de champiñones.

HERDEZ.

Que caducaban en algún mes de 1994 y que, de una manera MUY RARA, conservábamos a manera de trofeo familiar.

Nos cambiamos de casa 3 veces, y en esas 3 veces, las latas fueron empacadas como objetos normales en la mudanza.

O sea, QUE PEDO?

Bueno, yo se que llega un momento en la vida de todas las personas en las que comenzamos a juntar y coleccionar pendejadas, cocaína o tazos, pero unas latas de champiñones herdez del 94......?

Todavía de que tenían el estatus de "trofeo familiar", las latitas (4 en total) eran intocables, inmencionables, inamovibles, maravillosas, santificadas y glorificadas.

Pero hace poco le entró la locura a mi madre las ganas de erradicar cualquier cosa bizarra que encontrara en su cocina y ocurrió algo mas o menos así:

1.- se sacaron todas las cosas de un mueble de la cocina
2.- se identificaron 4 extraños objetos hasta el fondo
3.- cuidadosamente fueron extraidos de la comodidad del fondo del mueble y fueron expuestos a la luz del día
4. con horror, alegría orgásmica, epifanía y asco, nos dimos cuenta de que eran las hermosas latas de champiñones herdez caducadas en 1994
5.- fueron contempladas con nostalgia durante mas o menos 10 minutos
6.- mi madre, después de un grito de desaprobación, ordenó que fueran eliminadas para siempre

CASI LLORO.

A pesar de que siempre las consideré un extraño objeto que almacenábamos inútilmente en la cocina, me dió..... tristeza tirarlas.


A quién engaño, era cagadísimo tener 4 latas de champiñones caducadas años atrás.

3 comentarios:

かすみ-様 dijo...

hahahahahahahahahahaha!!! Quisiera que me pasaran cosas tan extrañas como esta... aunque si te quedas de WTF!! xD

Palabra: speare
(Mensajes ocultos del más allá! TEME!)
xD

maki dijo...

buenisima publicacion!!!!! yo tambien casi lloro... pero de risa!!! jajaja 3 mudanzas y en todas ellas las 4 latitas felices xD
me encanta la manera en que escribes las cosas :D

pd. las hubieras abierto antes de tirarlas, tal vez tenian vida xD

Las Horas dijo...

ay mujer!! cada entrada amo más tu blog!! =D